Beneficios de la natación

Nos gustan las piscinas, trabajar con ellas, hacer de un terreno vacío un espacio agradable para disfrutar en familia y con amigos. Pero, ¿qué ventajas tienen las piscinas además del ocio?

Pues una gran ventaja es que puedes practicar en tu hogar, uno de los deportes más completos del mundo, la natación. Y si lo es para los adultos, también lo es ( y mucho) para los más pequeños de la casa.

En el post de hoy, nos gustaría  hablar de los beneficios de la natación, especialmente, para los niños pequeños.

Mejora del desarrollo psicomotor. 

Realizar movimientos en el agua, proporciona libertad y continuidad de movimientos mayor.
Gracias a la natación, los niños aprenden conceptos de desplazamiento y distancia.
Los movimientos en el agua, son más fáciles que los empleados sobre el suelo.

El coeficiente intelectual se ve aumentado.

El agua estimula la capacidad de juego del niño, hecho que sin duda repercutirá de forma positiva en aprendizajes del futuro.
Estudios previos, demuestran que los bebés que han practicado natación en los tres primeros años de vida, desarrollan una mayor percepción, concepto que les ayudará a ser más creativos y observadores.

Un sistema cardiorrespiratorio mejor y más fuerte

Las clases de natación, benefician a los niños para que crezcan con el corazón y los pulmones más fuertes. Gracias a los ejercicios respiratorios que hace el niño en el agua, su oxigenación y traslado de la sangre es mucho más eficiente.

Beneficioso para el esquema corporal y el tono muscular.

Otro de esos múltiples beneficios de la natación para los más pequeños es que su estática, movimiento y equilibrio se ven beneficiados.

Favorece la socialización

Las diferentes actividades en grupo, en un ambiente lúdico, favorecerá a los niños en su desarrollo social de forma natural. Se relacionarán con otros niños, y aprenderán a compartir y realizar actividades en grupo. Todo ello, hará que el niño adquiera más confianza al comunicarse y desarrolle su participación en grupo.

Ayuda al bebé a sentirse más seguro

A medida que el niño controle los movimientos del cuerpo en el agua, adquirirá más seguridad que acabará extrapolando en su día a día.
La natación, con supervisión de adultos, es un buen método para que el niño conozca de forma natural sus limitaciones y avanzar a superarlas.

Ayuda a la movilidad de la caja torácica

Los movimientos básicos ejercidos para flotar en el agua, ayudan a la potenciación de la musculatura respiratoria.

Ayuda al niño a relajarse

El agua proporciona la posibilidad de una libertad de movimientos que no son posibles en el suelo. Realizar actividades en el agua ayudan tanto a niños como a adultos, a liberar estrés y tensión acumulada.

Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia

Gracias a las clases de natación, el niño aprende a flotar y girar sobre su cuerpo en caso de que caiga al agua.

Aumento del apetito y mejora de la movilidad intestinal

Realizar actividades físicas gasta energía. Es por ello que después de hacer ejercicio normalmente tenemos hambre.

En niños hiperactivos

Ya hemos comentado, las actividades acuáticas liberan estrés, con lo cual ayudan a conseguir relajación y sueño. 

En niños con hipotonía ayuda a mejorar el tono.

La hipotonía es una disminución del tono muscular. Pues bien, practicar natación también es un beneficio para corregir esto. Esto se produce porque el agua tiene un factor hidrodinámico que aumenta la tonificación muscular del pequeño cuando se desplaza en el agua.

Niños con espasticidad

Los ejercicios acuáticos provocan que esta rigidez corporal que sufren algunos niños disminuya gracias a la temperatura del agua del vaso de la piscina.

Y además de todo lo comentado…los niños se lo pasan genial!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
Hola, bienvenido a Weareclima Noroeste. ¿En que puedo ayudarte?